M.

La felicidad es la ausencia del miedo. Hoy me he dado cuenta que ya no tengo miedo.

viernes, 3 de enero de 2014

Ahora somos dos malditos desconocidos que se conocen jodidamente bien.
Estaban cerca el uno del otro,con los hombros pegados,queriendo notar la proximidad de sus cuerpos. Era algo que les hacías sentir seguros,fuertes,queridos mas que otra cosa . Los dos habían aansiado eso por mucho tiempo, y ahora a lo tenían ahí, tan solo les hacia  falta alargar la mano para acariciarlo.
Se trataba de ver una película, para lo que yacían estirados en la cama con el portátil encima de las piernas; una película de amor. Pero ninguno de los dos le prestó demasiada atención. Se dedica aan a escuchar  el sonido de sus besos o la respiración acelerada. El latido de los corazones o los cortos suspiros. Se limitaban a sentir  las caricias de sus dedos, el tacto de suave de la piel, el sabor salado de sus labios a causa de las palomitas que comian en las pequeñas.

Cuando se dieron cuenta que se habían perdido la mitad de la película pero no se preocupar, no le dieron la más mínima importancia. ¿Para qué contemplar una historia de amor ajena teniendo la suya propia?

jueves, 25 de abril de 2013

Yo amo.

El amor es todo, abarca todo... es tanto nuestra enfermedad como la cura.
El amor es masoquista, es avaricioso, caprichoso, es masoquista porque tanto queremos a una persona como luego la podemos odiar.
No es solo química es el hecho de estar pensando en una persona todos los días de tu vida.
El amor puede ser mi madre, mi padre, podemos ser tú y yo, es que es tan difícil explicar que es el amor pero a la vez es tan fácil el sentirlo que es increíble.
Yo creo que es una serie de sentimientos, es como la luz y la oscuridad, a la vez es todo y a la vez es nada, es estar llorando por una persona y a la vez reír luego con ella , es preocuparte por esa persona pero luego decir que no te importa ni una mierda.
El amor son 4 letras que lo explican todo a la vez.
Mira, el amor es como un cuadro, no sabemos de donde procede o quien lo hizo, pero si te fijas detrás de cada imagen, de cada detalles, hay una historia que contar, no es fácil apreciar un recuerdo, una imagen o un cuadro, pero cuando aprendes a hacerlo, aprendes a ver ese amor.
El amor a veces ayuda, a veces amarga, a veces duele, a veces gusta...pero nadie puede vivir sin amor aunque muchos digan que no hay nada como estar solo o que no necesitan a nadie para querer, que es suficiente con quererse a uno mismo, no, siempre es agradable tener a alguien con quien llorar, con quien reírte, a quien contarle cualquier cosa, y yo doy gracias por tener a ese alguien.
Creo que cuando me enamoré es lo mejor que me ha pasado en toda la vida.
Amor es sinónimo de muchas veces de odio, pereza, egoísmo...
El amor también es ira cuando alguien se acerca a tu pareja o discutes con ella ... el amor es envidia.
El amor significa acordarnos de nosotros, acordarnos de la persona a la que amamos y acordarnos de las personas que han estado alrededor acompañándonos en toda nuestra vida, creo que eso realmente es amor, pensar en todos incluido tú mismo.

Términos y condiciones de uso.

La gente va desapareciendo, ¿sabes?, pero en eso no hay nada que hacer, no podemos cambiar las reglas en un mundo que ni siquiera hemos creado
De hecho es lo primero que aceptamos al nacer, marcamos la casilla de: he leído y acepto las condiciones y términos de uso, pero que va, nadie las lee... ni siquiera las aceptamos, esas reglas que vienen inventadas por la naturaleza.
Una de las reglas habla sobre el amor, dice que no hay, ni tenemos porque tener ese gran amor de nuestras vida, ni medias naranjas, ni limones, que no tiene porque haber esa persona que esté dispuesta a querernos, que no es malo tropezarse con una piedra, peor es cogerle cariño a esa piedra.
Hay una regla que habla sobre el talento, dice que no sirve de nada el talento sin diciplina, que trabajes y te mates a trabajar, solo tú decides si sigues o si te caes al suelo, que no existe la palabra fracaso, que solo existe aprendizaje y éxito.
Otra regla habla sobre la felicidad, nos viene ha dejar a entender que la felicidad no es una meta, que no es el final de un camino sino todo el recorrido que hemos hecho para llegar hasta nuestra propia felicidad, que cada uno tenemos una felicidad distinta.
Y después de líneas y líneas sobre derechas y cosas que debemos respetar que estan tachadas y saltadas por muchísimos... habla sobre un tema que nadie puede evitar y esa es la muerte, y la muerte la pasamos todos y da igual quien seas y como seas y de donde vengas.
Hay otra regla que siempre nos saltamos que ni siquiera nos acordamos de ella, dice algo asi como... da igual en que momento estés en tu vida, si estás leyendo esto, sonríe, porque significa que estás viviendo.


sábado, 20 de abril de 2013

Se deja de querer...

Se deja de querer y no se sabe porque se deja de querer...es como abrir la mano y encontrarla vacía y no saber de pronto qué cosas se nos fue.
Se deja de querer, y es como un río cuya corriente fresca ya no calma la sed, como andar en otoño sobre las hojas secas y pisar la hoja verde que no debió caer.
Se deja de querer, y es como el cielo que aún dice adiós llorando después de que pasó el tren o como quien despierta recordando un camino pero ya solo sabe que regresó por él.
Se deja de querer, como quien deja de andar por una calle sin razón, sin saber, y es hallando un diamante brillante en el rocío y que al cogerlo se evapore también.
Se deja de querer y es como un viaje detenido en la sombra sin seguir ni volver.
Y es cortar una rosa para adornar la mesa y que el viento deshoje la rosa en el mantel.
Se deja de querer, y es como un niño que ve como naufragan sus barcos de papel o escribir en la arena la fecha de mañana y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.
Se deja de querer y es como un libro que aún abierto hoja a hoja quedó a medio leer, y es como la sortija que se quitó del dedo y solo así supimos que se marcó en la piel.
Se deja de querer...y no se sabe porque se deja de querer.

No por amor;

No por amor, no por tristeza, no por la nueva soledad.
Porque he olvidado ya tus ojos...hoy tengo ganas de llorar.
Se va la vida deshaciendo y renaciendo sin cesar, la ola del mar que nos salpica no sabemos si viene o va.
La mañana teje su manto que la noche destejera.
Al corazón nunca le importa quien se fue, sino quien vendrá.
Tú eres mi vida y yo sabía que eras mi vida de verdad, pero te fuistes y estoy vivo, y todo empieza una vez más.
Cuando llegastes estaba escrito entre tus ojos el final...hoy he olvidado ya tus ojos y tengo ganas de llorar.

viernes, 19 de abril de 2013

Ayer te besé en los labios.

Ayer te besé en los labios, te besé en los labios densos, rojos...
Fue un beso tan corto que duró más que un relámpago, que un milagro..
El tiempo, después de dártelo no lo quise para nada más, para nada lo había querido antes .
Se empezó, se acabó en él, hoy estoy besando un beso, estoy solo con mis labios, los pongo, no en tu boca, no, ya no, ¿dónde se me ha escapado?, los pongo en el beso que te di ayer en las bocas juntas del beso que se besaron... y dura este beso más que el silencio, que la luz, porque ya no es una carne ni un boca lo que beso, que se escapa, que me huye, no, te estoy besando más lejos.

Poema de José Ángel Buesa, Ya era muy viejecita.

Ya era muy viejecita... Y un año y otro año
se fue quedando sola con su tiempo sin fin.
Sola con su sonrisa de que nada hace daño,
sola como una hermana mayor en su jardín.

Se fue quedando sola con los brazos abiertos,
que es como crucifican los hijos que se van,
con su suave manera de cruzar los cubiertos,
y aquel olor a limpio de sus batas de holán.

Déjenme recordarla con su vals en el piano,
como yéndose un poco con lo que se le fue;
y con qué pesadumbre se mira la mano
cuando le tintineaba su taza de café.

Se fue quedando sola, sola... sola en su mesa,
en su casita blanca y en su lento sillón;
y si alguien no conoce que soledad es esa,
no sabe cuánta muerte cabe en un corazón.

Y diré que en la tarde de aquel viernes con rosas,
en aquel «hasta pronto» que fue un adiós final,
aprendí que unas manos pueden ser mariposas,
dos mariposas tristes volando en su portal.

Sé que murió de noche. No quiero saber cuándo.
Nadie estaba con ella, nadie, cuando murió:
Ni su hijo Guillermo, ni su hijo Fernando,
ni el otro, el vagabundo sin patria, que soy yo.

La despedida.

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía, quizás no he de olvidarte pero te digo adiós.
No sé si me quisites, no sé si te quería o tal vez nos quisimos demasiado los dos.
Este cariño triste, apasionado y loco me los sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho, no sé si te ame poco, pero sé que nunca volveré a amar así.
Me queda tu sonrisa dormida en el recuerdo y el corazón me dice que no te olvidaré pero al quedarme solo sabiendo que te pierdo tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.
Te digo adiós y acaso con esta despedida mi más hermoso sueño muere dentro de mí, pero te digo adiós para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti.

sábado, 13 de abril de 2013

Me acerco, desapareces.

La verdad es que no tiene sentido. Mi mirada posada en ti, tus manos rodeando, el corazón que tiembla. Mis manos que tiemblan. Las miro. Están quietas. Te miro. Tu no lo estás.
Ha terminado, definitivamente. Ese ven y voy, y no estás, y te marchas. Y vuelves a buscarme pero sin esperar que yo llegue.
¿Estás? Estoy. Acércate. Me acerco. Desapareces. Y no hay nada, no queda nada. Como siempre. Nunca lo será. Nunca lo ha sido.
Vuelvo. Acaricio tu sonrisa cerrando levemente los ojos. Y es sin ser, nada y todo. Todo o un poco. Lo suficiente para hacerme pensar.
Pero dirás ven y nadie volverá, y querrás más y no lo obtendrás, y quizás sí, recaiga una vez, pero al menos sé que no será igual.
 

El destino es la nada.

El cuarto vacío, como yo ahora mismo. Sin nada, sin nadie. Simplemente siendo, sin darle mas vueltas al asunto. A punto de explotar por tanto pensarlo. Tan arriba rozando el suelo. Repasando cada etapa de una vida pasada, planeando tontamente su futuro. Pero ¿para que planear? Nunca sale bien. Las cosas van y vienen por decisión propia, es imposible influenciarlas. Puedes ayudarlas a elegir su camino pero es muy probable que lo que consigas sea apartarlas de lo que quieres aun habiendo sido ese su destino.
Destino. Mucha gente cree en esa palabra, en su significado. El destino. Que las cosas suceden por algo, que ya estaba escrito mucho antes de que pasaran. Por el contrario hay quien dice que las cosas suceden por que si y que no hay que buscarles sentido alguno pues no lo hallarás. Me preguntan: ¿y tú? ¿en que crees? Me lo he planteado lo suficiente como para verle tan parte cierta a una teoría que a otra y no consigo decidirme por ninguna. Supongo que hay momentos en la vida que aunque no tengan explicación sientes que han pasado por cosa del destino y sin embargo hay otras muchas que suceden y punto, sin razón alguna y mucho menos sin ser cosa del destino. 
No, no me decido por ninguna y no creo que nunca lo haga. Las cosas suceden por que si de eso estoy segura, pero hay veces que sucede algo que verdaderamente tiene que ser cosa del destino. Hay un poco de todo, y aunque digan que no se puede apoyar dos teorías que se contradicen, ahora mismo simplemente me quedo suspensa en medio. En la nada. Acompañada del por que si y del destino. No me importa que sea cierto, en verdad ya nada es cierto. Tan solo esto, la nada.
 

kjhgtds

Tan solo somos un puto cumulo de sentimientos y rarezas.

viernes, 12 de abril de 2013

Tranquilos.

Una vez me dijeron que: en la vida hay que caerse muchas veces y levantarse otras tantas para darse cuenta de que lo que importa permanece y lo que no, se va, se va como la marea sube y baja. Y si alguna vez os ha pasado esto os preguntareis: ¿Y todo aquello, por qué se fue? Se fue porque no era necesario, porque eran piedras en el camino, en un largo camino del que aún queda mucho por andar. Tal vez haya que toparse con pedruscos para que, con el tiempo, todo sean piedrecitas acompañadas de sonrisas que no vienen solas sino de la mano de grandes personas. De personas que lo único que quieren es hacerte feliz y verte sonreír, esas son las verdaderas personas.

Tranquilos, si alguna vez estáis entre pedruscos, se irán y llegarán las grandes personas.

...y esto en cualquier ámbito de nuestras vidas.
 

lunes, 1 de abril de 2013

No te guardo rencor.

¿Te he dicho alguna vez todo lo que me has enseñado? Me enseñaste a sonreír aunque estuviera jodidamente cabreada, me diste los mejores momentos y me enseñaste la manera de disfrutarlos de verdad. Me demostraste que podía pensar que era el mayor idiota del mundo pero cuando te miraba me volvías a enamorar. Y que podía venir el orgullo, el miedo y el olvido, que nunca iba a estar sola, que mirara bien, que siempre había alguien incluso cuando estas al fondo del pozo, siempre alguien que se cayó antes que tú o que se tiró al ver que te caías.
Y no, no te guardo rencor, gracias a ti aprendí tantísimo que no hay manera de que deseara no haberte conocido.